Skip to main content

We have a tailored site for international audiences

Blog
Thais Guillén

AML (Anti Money Laundering): la lucha contra el blanqueo de capitales

El concepto AML, por sus siglas en inglés “Anti Money Laundering”, está estrechamente relacionado con el proceso KYC (Know Your Customer).

Es importante entender la magnitud de los riesgos asociados al blanqueo de capitales. Estas prácticas delictivas suponen para la sociedad, las empresas y los individuos un agravio realmente considerable, y por eso el cumplimiento de las prácticas AML KYC es obligatorio para todo tipo de organizaciones y empresas y está estrictamente regulado en todos los estados y regiones.

AML y KYC son dos conceptos estrechamente relacionados y, por ello, deben entenderse como parte fundamental del proceso de identificación de usuarios, ya que la conexión entre los procesos AML y KYC es fundamental para prevenir el blanqueo de capitales en las relaciones contractuales y transacciones.

# ¿Qué es AML (Anti-Money Laundering)?

¿Qué significa AML, qué es y cómo se aplica? AML es un acrónimo del término en inglés Anti Money Laundering. Se utiliza principalmente en el sector financiero, legal y compliance para referirse a los controles estándares que deben realizar las empresas y organizaciones dentro de éste para poder evitar, identificar e informar sobre conductas sospechosas de lavado de dinero o blanqueo de capitales que pueden darse al realizar su actividad.

Anti Money Laundering en español, puede traducirse como “Prevención del Blanqueo de Capitales (PBC)”, “Anti-Blanqueo de Capitales”, “Prevención del Lavado de Dinero” o, también, “Controles Anti-Blanqueo".

Las prácticas Anti Money Laundering para AML compliance se concentran en procedimientos que disuadan e impidan a los potenciales infractores realizar un fraude o delito relacionado con el blanqueo de dinero. Gracias a ellas, los delincuentes son incapaces de disimular el origen ilícito del dinero en cualquier tipo de transacción.

Esto es especialmente importante en el marco de los servicios y productos online o en remoto. En muchas ocasiones se compran y/o contratan servicios y/o productos a través de internet cuyo pago se realiza con dinero proveniente de fuentes, empresas o individuos de dudosa legitimidad.

Sin embargo, si los procesos cumplen con las pautas AML y KYC establecidas por los procedimientos de anti money laundering este riesgo se mitiga hasta convertirse en inexistente.

Las prácticas y requisitos para la AML compliance establecidos por las regulaciones AML y KYC no sólo ayudan a los negocios a no verse involucrados en posibles fraudes y delitos, sino que además su cumplimiento mejora, optimiza y automatiza sus procesos habituales.

# Regulaciones AML (compliance)

Las prácticas AML se han legislado ampliamente en los últimos años tanto a nivel europeo como a nivel mundial y son un requisito legal obligatorio para que a los negocios, organizaciones e instituciones les sea permitido realizar sus actividades. Cumplir con las normas AML no es una opción, sino una obligación legal, especialmente en el sector financiero, las FinTech y la banca.

La legislación anti money laundering se encarga de guiar a los sectores regulados sobre cómo funcionar y proceder. Los departamentos de cumplimiento normativo (Compliance) o los partner RegTech de los negocios son los encargados de velar porque todos los procesos de la compañía cumplan con los requerimientos solicitados por las normas AML.

# Quinta Directiva AML

La Quinta Directiva Anti Money Laundering, que entró en vigor el 10 de enero de 2020, obliga a un amplio abanico de organizaciones, destacando a las del sector financiero, a cumplir con una serie de estándares en sus procesos.

Esta Directiva Europea en materia de anti money laundering amplía el listado de sujetos obligados a realizar controles de AML compliance en sus procesos. Igualmente, la norma otorga a las empresas la posibilidad de realizar contrataciones, ventas y onboarding de consumidores de una forma totalmente online, segura y legal.

Debido a la actualidad y características de la directiva AML, es el marco regulatorio de referencia para el resto de las legislaciones sobre prevención de blanqueo de capitales (PBC) en cualquier estado de cualquier continente. Una compañía o institución en Asia o Norte América cumplirá con las regulaciones AML de su estado tomando como referencia la quinta directiva anti money laundering.

# Sexta Directiva AML

La sexta versión de la Directiva AML tiene como objetivo eliminar las lagunas en la legislación nacional de los Estados Miembros, armonizando la definición del significado de AML compliance en toda la UE. Por primera vez en una política AML contra el blanqueo de capitales, la ciberdelincuencia se ha incluido como delito subyacente.

Estas nuevas normas de AML compliance de la lucha contra el blanqueo de capitales avanzan lo ya establecido en las anteriores normas AML y suponen un desarrollo importante y decisivo en determinados ámbitos de la ley. Se centra en el endurecimiento de la jurisdicción y las sanciones a las empresas que no cumplan con los controles AML anti money laundering exigidos, la evolución de la responsabilidad corporativa y establece los puntos a considerar de la agresión.

# AML y KYC, ¿qué relación tienen?

El AML Anti-Money Laundering es un conjunto de procedimientos y formas de actuar que influye directamente en los procesos habituales de, por ejemplo, organizaciones e instituciones financieras, bancarias, inmobiliarias, de seguros o de telecomunicaciones en todos sus procesos, incluido el de onboarding.

Las soluciones AML llevan implícitas el proceso KYC. Una empresa o institución está en la obligación de verificar la identidad de un cliente antes de proveerle de servicios y/o productos. Este procedimiento dual KYC/AML es esencial para realizar los controles que permiten saber si un sujeto ha cometido, está cometiendo o pretende cometer un delito de blanqueo de capitales al establecer una relación comercial con él.

# Otros procesos que deben tener KYC y AML compliance 

Con la misma base que el proceso AML KYC, los procedimientos KYB (Know Your Business) se centran en identificar a un negocio, organización o institución en lugar de a un consumidor, cliente o usuario, con sus diferencias y distinciones propias.

El Due Diligence es el proceso de auditoría e investigación previo a la adquisición, compra o venta de un negocio, o la realización de cualquier negociación importante, y también precisa de incluir controles anti money laundering. De esta forma, se evalúan los riesgos potenciales y se corrobora la buena voluntad de las partes en la negociación.

# Partners RegTech anti-money laundering

Los procesos de AML y KYC compliance presentan dos retos fundamentales: su concepción y entendimiento y su aplicación en las actividades habituales de la empresa o institución. Es por eso que delegar su implementación y gestión en expertos especializados es la mejor solución para asegurar que cumplimos con los requisitos de la política AML y aprovechar al completo sus ventajas y beneficios.

Signicat es un socio cualificado RegTech y GovTech que acompaña a miles de empresas e instituciones financieras en sus necesidades relacionadas con la prevención del blanqueo de capitales con orientación AML y sus soluciones KYC AML.

Como proveedor de servicios de confianza y autoridad de certificación AML, Signicat toma parte activa en la lucha contra el blanqueo de capitales AML EU y, por lo tanto, está autorizada por los reguladores a emitir un certificado y firma electrónicos cualificados a través de un proceso de VideoID. Todo en un único flujo de proceso KYC/AML que realiza todas las comprobaciones de AML compliance necesarias.

Todas las soluciones KYC AML de Signicat cumplen con garantías con todas las normativas de Anti Money Laundering en cualquier parte del mundo, incluyendo los procedimientos de la nueva Directiva AML y la normativa eIDAS. Esto no solo implica adaptar los procesos de negocio a la normativa obligatoria de cada sector, sino optimizar y digitalizar todos los procesos AML KYC con sus soluciones de software anti blanqueo para impulsar la captación de clientes y reducir costes.